Al menos hasta el año 1991, la ermita contaba con un retablo barroco central que contenía la imagen de San Zoilo, que ahora  se conserva en la Iglesia Parroquial de Cáseda, y otros dos laterales de la misma época dedicados uno a Santiago apostol y el otro a Santa Lucía.

Todos ellos desaparecieron, fueron robados seguramente por traficantes de arte que tanto daño hicieron durante aquellos años a nuestro patrimonio histórico. Si alguna vez los ves, o conoces su paradero ponte en contacto con nuestra Asociación o con las Autoridades.

 

En esta  imagen podemos observar cómo en el año 1991 habían desaparecido todas las tallas de los tres retablos. La de San Zoilo que se encontraba en el central todavía se conserva en la Parroquia.